Kaprekar

Cuando el burro de la septuagesimonovena circunscripción se despeña, un aerodeslizador despega de la capital y diez minutos más tarde está de vuelta con las urnas. En la última década, 6174 burros por uno u otro motivo no han llegado a su destino. Cada vez más ciudadanos somos de la opinión de que quizás haya llegado el momento de romper con las tradiciones.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s