Sanseacabó

Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro, pienso in extremis y salgo del establo con las patas en alto confiando en que la piel de cordero y el hocico manchado de sangre no sean pruebas concluyentes en el juicio. Poco puedo imaginar que las amapolas lo han visto todo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s