Clausura

-Naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo –le explico esbozando en el aire su silueta con las manos y acompañándolo con un par de silbidos. Sin embargo, después de diez minutos describiéndole a la joven que me vendió ayer las yemas de San Leandro, la anciana madre superiora sigue ahí plantada tras los barrotes con la boca abierta y yo me empiezo a impacientar.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Microrrelato

2 Respuestas a “Clausura

  1. Gracias Laura. Jajaja en este caso ya sería no hay 3 sin 4. Confío en llegar en alguna ocasión a una final semanal pero ganarla ya será otra cosa. El año pasado me despedí de una redactora con un “hasta el año que viene” así que lo intentaré al menos. Y si encima podemos tomarnos una cerveza en Madrid pues mas motivación todavía jaja.
    Un beso.

  2. Hola Iñigo!! nadie dijo que entre las vestimentas de las monjitas de clausura, o no clausura, no hubiese cuerpazos de escándolo, jaja… La única que parece no saberlo es la anciana madre superiora que ya debe estar con Dios, en el cielo, explicándole que una vez un joven silbó dos veces para captar su atención. 😉

    Veo que sigues participando en el REC y me alegro mucho ¡mucho! porque ya sabes que no hay 2 sin 3, así que ¡mucho ánimo y a por ello! que yo te estaré esperando con los brazos abiertos. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s