Archivo de la etiqueta: marido

Equilibrios

Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos de plata sustituyéndolos por unos corrientes.  Esta vez no cometería el mismo error con Viktor y Alexei, los hermanos faquires.  Alejó los candelabros del tragafuegos y el jarrón chino del malabarista.  Enrolló la cuerda de tender ante la mirada de decepción del equilibrista y a falta de sitio, sentó a la contorsionista en una esquina. Finalmente, repasó todo y se sirvió una copa de vino, aliviada. No sabía que su marido llevaba meses engañándola con la mujer del lanzador de cuchillos. A los postres, parapetada tras su silla, añoró aquellos tiempos en que eran felices y comían con las manos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Microrrelato

La elección

La princesa busca marido y la fila de pretendientes es kilométrica. Sin embargo, avanza muy rápido. Displicente, manda ahorcar a algunos, azotar a otros  y rechaza fríamente al resto. A pesar de ello, ninguno abandona, tal es la belleza de la muchacha. Finalmente, le llega el turno a la rana y un simple vistazo basta para que ella sonría complacida. A la mañana siguiente, en clase de ciencias, la princesa inclinada sobre su pupitre, observa furtivamente al profesor y suspira mientras se enjuaga con el delantal las molestas gotas azules que de a poco salpican su rostro.

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelato

Moda

Cuando la mujer ve la falda se enamora de ella al instante. Es una prenda de gran colorido, con un roto aquí y otro allá que caracteriza a la nueva colección del famoso modisto calagurritano Dulce Galbanas. A pesar de su elevado precio, no puede resistirse a la tentación y tras probársela escuetamente se la compra. Una vez en casa, decide hacer limpieza y llena una enorme bolsa gris acorazado para llevar a una familia pobre que conoce. Cuando está doblando la falda para guardarla le llaman del hospital ( el corazón ya ha llegado ) y tiene que salir corriendo. En la puerta se cruza con su marido que vuelve de recoger a los niños del colegio y le deja encargado de llevar la ropa a la familia y traer de vuelta lo que no les interese. El hombre, ve la falda sobre la cama, duda apenas un segundo, la mete en la bolsa con las demás y se marcha. Cuando ella llega y no encuentra la prenda lo comprende todo al instante. Marca su número. Nada. Se deja caer al suelo. Está nerviosa y cabreada. Al cabo de una hora su marido está de vuelta. La mujer le arrebata la bolsa casi vacía, la abre resignada y se queda blanca.

 

4 comentarios

Archivado bajo Microrrelato