Insiste

La suerte siempre le había sonreido. Por eso la gente se extrañó cuando perdió su trabajo en el banco y sólo consiguió otro cavando zanjas. Dos días después encontró el tesoro.

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Microrrelato

13 Respuestas a “Insiste

  1. marga

    Si te apetece compartir tus relatos echa una ojeada a ésto
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

  2. Pingback: Insiste | Minicuentos

  3. ¿Ya no escribes?… ¡claro como ya te vas para Madrid… jaja…¡qué casualidad encontrarnos el otro día!

    Beso.

    • Jaja. La verdad es que me he quitado un peso de encima porque antes los domingos me tenía que levantar temprano para ver si se me ocurría algo. Ahora me dedico a haraganear. No, en serio, tan solo mantenerse al corriente de la existencia de los concursos supondría un tiempo que no tengo. El año pasado me enteré de churro (por el taller de escritura de Aldabe) de la existencia del REC y me ha sido posible mandar algunos micros en plazo (por eso últimamente son tan cortos jajaja). A parte del REC lo único que he mandado es un micro al que tengo mucho cariño al Museo de la palabra. Las historias acuden cuando menos me lo espero y estoy pensando en buscar algún sistema para dictarlas. Una sorpresa descubrir que compartimos sociedad (la mejor) y beso para ti también.

  4. Iñigo, amigo : ¿sabes? yo creo que la constancia y el esfuerzo es la base de los logros. A esos dos ingredientes, hay que añadir buenas dosis de paciencia, claro. Jaja…creo que fui el ejemplo contrario al tuyo en el colegio. Y te reconozco que esta forma de vivir, la mía, al final …pesa. Sí, pesa mucho porque a veces las energías se desgastan o se difuminan en un trazo del que desconocemos la naturaleza que lo vio nacer.

    A mí me alegra conocerte porque creo que tienes madera, y porque si ajustas el grafito y la mina como tú sabes: puedes estar en el REC y en muchos sitios más.

    Aprovecho para felicitarte el año 2013 y que seas muy feliz en los doce meses que restan. Un abrazo.

    • Aúpa Laura:
      Me alegra leerte de vuelta. Seguro que has visto Esencia de mujer. En un momento de la película el personaje que tan magistralmente representa Al Pacino dice que a lo largo de la vida se había encontrado en numerosas encrucijadas y que, aún sabiendo siempre cual era el camino correcto, había elegido el contrario porque el correcto era jodidamente duro. No le faltaba razón. Constancia, esfuerzo y sobre todo paciencia son 3 virtudes importantísimas de las que sin lugar a dudas carezco. Entiendo que alguien que las tenga como filosofía de vida sufra un enorme desgaste y tenga sus momentos de “duda”. Sobre todo si los resultados no llegan. Pero este no es tu caso porque periódicamente obtienes el reconocimiento de jurados o personas que leen lo que escribes y te aprecian.
      No es peloteo si te digo que en aquellas lecturas en Aldabe tuve la ocasión de comprobar que eres muy buena escritora, sobre todo de relatos más largos.
      Ánimo Laura y feliz año.

  5. El micro encierra una de esas verdades eternas, Iñigo. Sólo encuentra a la suerte aquel que sale a buscarla.

    En cuanto a tu comentario, te entiendo perfectamente. Yo no escribía porque -leyendo a los grandes, que son tantos- no dejaba de decirme que jamás llegaría a ese nivel. Mientras tanto leía, me lamentaba y me escondía detrás de una vergüenza pegajosa. Hasta que me empujaron a ello. Sigo pensando lo que pensaba, pero -al menos- me doy el gusto.

    Un abrazo, feliz año nuevo y -al menos por los que disfrutamos leyéndote- no lo dejes.

    • Aúpa Pedro:
      Parece ser que todos hemos pasado por el momento en el que no nos creemos lo suficientemente buenos y dejamos de escribir. Gracias por todo y sigue dándote el gusto que para mí será otro gusto leerte.
      Feliz año.

  6. En mi cabeza caben dos mundos. Siempre he tenido inquietudes artísticas, la necesidad de contar algo. En un principio estudié música, después empecé a escribir y últimamente he tonteado con la fotografía. Incluso intenté dibujar jaja. Pues bien, siempre me he quedado en la orilla y cuando estaba a punto de terminar o de conseguir cierto éxito lo he dejado, he echado el cierre y he empezado otra cosa. Sinceramente no se por qué. Nunca he tenido la clarividencia de saber qué hacer con mi vida. Esto hubiera simplificado mucho las cosas. Por otro lado, nunca me han gustado las tareas excesivamente difíciles. De estudiante era el máximo exponente de la ley del mínimo esfuerzo y en la vida en general voy a lo fácil. Soy (o al menos lo era hasta hace un tiempo) de la opinión de que si algo cuesta mucho trabajo no merece la pena. Me negaba a hacer cola en los sitios y si había mucha gente en la panadería terminaba acudiendo al congelador. Esto ha cambiado desde que no soy dueño único de mi vida. Ahora existen dos niños por los que tengo que hacer cola continuamente. Estos dos niños que juegan a diario con mi paciencia y casi siempre pierden han cambiado el orden de mis prioridades a perpetuidad. Si antes caminaba con la cabeza alta observando lo que ocurría a mi alrededor para hallar algún relato ahora lo hago mirando hacia abajo de reojo y con una mano apoyada sobre la cabeza de mi hijo pequeño para que no se “evapore”. Cuando a los 19 años deje de escribir me sentía como un hombre con un tenedor en una tierra de sopas. Ahora, con suerte en la mitad de mi vida, he sentido de nuevo ese gusanillo y he creado este blog. No sé si hubiera ganado esta final mensual si a la tercera semana que participé no hubieran seleccionado finalista “A la pata coja hacia la luz” y unas más tarde “Palomitas”. Sinceramente, creo que sin estos empujones hace tiempo que hubiera tirado la toalla. Cuando el talento escasea y la suerte ni ha venido ni se la espera, tan sólo nos queda la constancia y si habéis leído lo anterior ya os habréis hecho a la idea de que tampoco es mi punto fuerte jaja. En estos últimos años he conocido algún que otro ejemplo de constancia. Espero que algo se me haya pegado y pueda seguir sacando tiempo para pergeñar más historias. Si de algo me ha servido este regalo es para darme cuenta de que hay que insistir y sobre todo de que hay mucha gente que se alegra de mis alegrías, que tengo una familia maravillosa y unos amigos espectaculares. Gracias.

  7. Bien Iñigo. Nunca sabes dónde estará la dicha.
    Ah enhorabuena por lo de rec

    U saludo indio
    Mitakuye oyasin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s