Moda

Cuando la mujer ve la falda se enamora de ella al instante. Es una prenda de gran colorido, con un roto aquí y otro allá que caracteriza a la nueva colección del famoso modisto calagurritano Dulce Galbanas. A pesar de su elevado precio, no puede resistirse a la tentación y tras probársela escuetamente se la compra. Una vez en casa, decide hacer limpieza y llena una enorme bolsa gris acorazado para llevar a una familia pobre que conoce. Cuando está doblando la falda para guardarla le llaman del hospital ( el corazón ya ha llegado ) y tiene que salir corriendo. En la puerta se cruza con su marido que vuelve de recoger a los niños del colegio y le deja encargado de llevar la ropa a la familia y traer de vuelta lo que no les interese. El hombre, ve la falda sobre la cama, duda apenas un segundo, la mete en la bolsa con las demás y se marcha. Cuando ella llega y no encuentra la prenda lo comprende todo al instante. Marca su número. Nada. Se deja caer al suelo. Está nerviosa y cabreada. Al cabo de una hora su marido está de vuelta. La mujer le arrebata la bolsa casi vacía, la abre resignada y se queda blanca.

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Microrrelato

4 Respuestas a “Moda

  1. Alberto

    Cada vez necesito más de los finales felices que antes odiaba. Déjame imaginar que tu relato termina con una frase añadida: “Ella no pudo entender que no quisieran su falda” (Ya.. Lo sé. La ironía pasa a ñoñería)

    Grandes relatos!! Sigue ganando durante la creación. Ese es el premio.

    Y en caso de dudas, volvamos a los clásicos:
    Escritor, no hay relato. Se hace relato, al redactar.

    Queremos más!
    Ondo ibili!

    • Kaixo Alberto:
      De momento prefiero la ironía pero tiempo al tiempo. En una ocasión me dijiste que cada vez valorabas más los momentos de tranquilidad y yo por entonces debía de andar en otra onda pero ahora sin duda te doy la razón. Así pues no me extrañaría que en breve terminara los relatos con atracones de perdices.
      A ver si estamos, ya le he comentado a Enrike que la carpa esa que ponéis en La Munoa en semana santa no me la pierdo.
      Berdin!

  2. Completamente de acuerdo aunque en este caso no creo que el hombre quisiera ninguna responsabilidad, tan sólo obedecía ordenes. Gracias Pedro.
    Un saludo.

  3. La proactividad, en según que quehaceres de la vida en pareja, suele dar malos resultados.

    Buen relato.

    Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s