Pobre pie derecho

El pie izquierdo no me quiere hacer ni caso. Para empezar, se empeña en ser la primera parte de mi cuerpo en levantarse todas las mañanas atrayendo hacia mí la mala suerte y después, se niega a pisar los excrementos de perro que me librarían de ella.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s